Brujulea casas rurales
1 a 15 restaurantes y bares San Juan de la Encinilla

Anunciar mi restaurante

Acceder

21 Restaurantes y bares San Juan de la Encinilla, Ávila

25
A

Asador Escondido

Burgohondo, Ávila 60 personas restaurante
Somos un restaurante sin grandes pretensiones ,familiar, modesto, limpio y con una cocina muy digna y de calidad pero con pocas referencias en carta. No espere encontrara en nuestra casa nueva cocina o experimentos gastronomicos. Nuestra cocina es la tradicional del Alto Alberche, elaborada con materias primas autóc...
45,3 km S E de San Juan de la Encinilla
20
B

La Hueveria del Ganso

Bonilla de la Sierra, Ávila 100 personas restaurante
La Hueveria del Ganso, un sitio amplio y con encanto, ubicado en el Valle del Corneja donde se mezcla la cocina tradicional.con los producto derivados del ganso
48,5 km S O de San Juan de la Encinilla
19
D

Bar-restaurante las Chicas

Serranillos, Ávila 45 personas restaurante
¡EL MEJOR COCHINILLO!Nuestro restaurante ofrece a sus clientes los mejores platos caseros: cochinillo frito, chuletón de Ávila, paletilla, revuelto de boletus, patatas con bacalao. Muy cerca de un marco incomparable como es la sierra de gredos,con multidud de actividades de ocio rural muy cerca de nuestra ubicación y...
54,7 km S O de San Juan de la Encinilla
25
E

Asador Terpa

Espinar (El), Segovia 60 personas restaurante
Restaurante asador, en la sierra de Guadarrama, con especialidad en lechazo y cochinillo, asado en nuestro horno de leña.
56,2 km S E de San Juan de la Encinilla
20
F

La Dehesa Gavilanes

Gavilanes, Ávila 80 personas restaurante
De un amor innato por la gastronomía y la técnica, surge La Dehesa Gavilanes. Te ofrecemos cocina mediterránea y fusión. Mezclando tradición y modernidad para el deleite de los sentidos. Disfruta de unas preciosas vistas a la montaña en nuestra terraza, que además cuenta con parque infantil.
60,3 km S O de San Juan de la Encinilla
20
G

La Caña de Tolo

Guadarrama, Madrid 40 personas restaurante
Un lugar diferente en Guadarrama donde disfrutar de un buen ambiente y unas maravillosas raciones. Disfruta del mejor embutido y de nuestras ofertas de marisco. No olvides nuestras cañas a 1 €.
65,1 km S E de San Juan de la Encinilla
30
H

Restaurante la Fabricade Hielo

Molinos (Los), Madrid 75 personas restaurante
Este magnífico restaurante, ubicado en la localidad de Los Molinos (Sierra de Madrid) tiene una arraigada tradición en toda la sierra del Guadarrama. Primeramente fue una fábrica de elaboración y conservación de hielo, en donde aún hoy podremos observar en su decoración toda la maquinaria empleada para su fabricación....
65,7 km S E de San Juan de la Encinilla
18
I

A Tavola Di Canela

Cercedilla, Madrid 30 personas restaurante
Restaurante de dos plantas en el centro de Cercedilla, con capacidad para 50 comensales, ideal para parejas o grupos pequeños.
66,4 km S E de San Juan de la Encinilla
23
J

La Herrería

Cercedilla, Madrid 56 personas restaurante
Antigua casa de piedra restaurada, rodeada por un coqueto jardín.
66,6 km S E de San Juan de la Encinilla
25
K

La Sopa Boba

Alpedrete, Madrid 60 personas restaurante
Restaurante basado en una cocina de autor creativa y original. En Alpedrete, Madrid. Un espacio fresco y actual, con terraza, ideal para aquellos que quieran darse un homenaje gastronómico con platos sofisticados, originales y arriesgados. Destacan las carnes exóticas (como el solomillo de avestruz con salsa de aránd...
71,1 km S E de San Juan de la Encinilla
10
L

El Rincon de Maria

Salamanca, Salamanca 80 personas restaurante
El rincon de maria buen lugar para tomar algo con un pincho a la plancha hecho al momento y tambien con reparto a domicilio con gran variedad de menus
72,0 km N O de San Juan de la Encinilla
10
M

El Alambique

Navalagamella, Madrid 50 personas restaurante
En plena Sierra de Madrid, ven a disfrutar de un unas hamburguesas, tablas de patatas y mucho más por muy bajo precio. Por cierto, si te gustan los años 80, este es tu sitio!
74,1 km S E de San Juan de la Encinilla
7
O

Bar el Diez

Torrelodones, Madrid 35 personas restaurante
Bar dedicado a ofrecer una amplia gama de bebidas Premium, desde las ginebras pasando por rones y vodkas hasta llegar a los más selectos whiskys.
81,4 km S E de San Juan de la Encinilla

Lugares que ver cerca de restaurantes y bares en San Juan de la Encinilla

Consulte dónde comer a los mejores precios y con la mayor calidad.

En San Juan de la Encinilla puede ver...
Avistamiento de Aves Por la Moraña en Villanueva de Gómez: La Moraña, Área de Importancia Internacional para las Aves Hay algo que convierte a La Moraña en un lugar único en el mundo. Nos referimos a su fauna. En esta zona, considerada por la Comisión de las Comunidades Europeas como Área de Importancia Internacional para las Aves, habitan más de 150 especies de pájaros, entre migratorias y sedentarias, y de algunas de ellas se encuentran millares de individuos. Es uno de los últimos reductos europeos de aves esteparias como la ganga, el sisón, la ortega y, sobre todo, la avutarda. Tampoco faltan las aves de presa, que nidifican en las masas boscosas, como el milano real, el milano negro, el cenizo, el aguilucho, el cernícalo vulgar y el alcaraván. El valor faunístico de La Moraña está especialmente centrado en las aves, donde se pueden realizar diferentes rutas y observar aves esteparias, rapaces, acuáticas y de llanura. Las aves acuáticas, habitantes de las lagunas, ofrecen al turista todo un espectáculo de color, especialmente en invierno y primavera. Cientos de grullas, gansos, patos y limícolas habitan en los humedales de La Moraña. La avutarda, el sisón, los aguiluchos cenizos o los alcaravanes viven en los diferentes hábitats de la zona y se alimentan en su llanura cerealista. Tanta variedad permite disfrutar todo el año de procesos faunísticos importantísimos como son, en primavera, los cortejos de apareamiento de la avutarda, en la época estival, los bebederos de las aves esteparias, al final del verano y hasta mediado el otoño, las concentraciones migratorias de cigüeñas en su camino hacia África, y desde noviembre hasta marzo, la invernada de las grullas y de los milanos reales. La avutarda en La Moraña Entre todos los animales destaca el pájaro más pesado del mundo capaz de volar, la avutarda. Con sus 2'5m de envergadura y sus 8 a 16 kg, este formidable pájaro, parecido a las grullas aunque más macizo, es un excelente corredor. El espectáculo que estas aves, Otis tarda, de nombre científico, enseñan a naturistas y curiosos durante la época de apareamiento es francamente hermoso. El macho ostenta entonces, haciéndose una especie de bola, un color grisáceo en el cuello y la cabeza y pardorojizo en la parte alta del pecho, junto a las singulares "barbas" o "bigotes" que le cuelgan. En el dorso, su plumaje ocre con listas negras, le ofrece un magnífico camuflaje. La hembra, más discreta y pequeña, rara vez pasa de los 6 kg.

Escrito por Hosteria del Mudejar

Castro de la Mesa de Miranda en Chamartín: La Mesa de Miranda, donde se emplaza el poblado fortificado del mismo nombre, es un extenso cerro amesetado y escarpado, ubicado estratégicamente en la confluencia de los ríos Matapeces y Rihondo, a 1145 m de altitud y 26 km al oeste de Ávila. Domina desde lo alto un extenso territorio, que limita al norte con las tierras llanas y agrícolas del valle del Duero, y al sur con las primeras estribaciones de la sierra de Ávila, un paisaje caracterizado por la aparición de grandes canchales graníticos y tierras de pastos, lo que ha servido para resaltar el carácter ganadero de las poblaciones de la Edad del Hierro asentadas en la zona. Es uno de los grandes oppida vettones de la Meseta occidental. Fue descubierto en 1930 y excavado por Juan Cabré, su hija Encarnación Cabré y Antonio Molinero entre 1932 y 1945. Los trabajos arqueológicos se centraron fundamentalmente en la necrópolis, conocida vulgarmente como La Osera, famosa por su extensión -2230 sepulturas- y sus ajuares metálicos, con más de 5000 piezas recuperadas. Se localiza ésta en una gran explanada al sur de las puertas principales del asentamiento, a unos 350 m al exterior de la línea que forman las murallas del primer recinto y a unos 100 m del segundo. Se trata de uno de los cementerios más grandes y mejor conocidos de la Segunda Edad del Hierro en la Península Ibérica. Fue excavado en su totalidad, aunque sólo se publicó una parte. Su trabajo permitió documentar algo más de 2.100 sepulturas realizadas en hoyo -muchas de ellas sin protección o protegidas por una pequeña laja de piedra- y 60 túmulos y encachados de piedra de distinto tamaño (entre 2 y 6 metros de diámetro) y forma (oval, circular, cuadrangular), que encerraban varias urnas. La cremación de los cuerpos era el ritual característico y se llevaba a cabo quemando en una pira el cadáver vestido con sus mejores galas, armas y adornos. Las cenizas y los restos de huesos y objetos que formaban el ajuar, eran recogidos entre los carbones de la pira funeraria y llevados al cementerio, donde eran depositados en una vasija de barro o directamente en el suelo, envueltos en una tela o tal vez en pequeños recipientes de material perecedero. En el interior de las vasijas, además de las cremaciones, se solían depositar pequeños objetos de adorno personal. En el caso de que estos objetos fueran armamento más complejo o grandes piezas, se colocaban entonces alrededor de la urna, a veces inutilizándolos con anterioridad al enterramiento.

Escrito por Hosteria del Mudejar

Castro de Ulaca en Velayos: El poblado fortificado de Ulaca (Solosancho, Ávila), uno de los más grandes de la Iberia Céltica y aún de la Céltica europea, fue ocupado a finales de la Edad del Hierro (s. 111- l a.C.) por una comunidad del pueblo vettón y se convirtió en el centro más grande e importante del Valle Amblés donde existieron otros grandes asentamientos fortificados, casi ciudades o mejor oppida en la terminología latina. Se emplaza sobre un cerro amesetado de la Sierra de la Paramera a cerca de 1500 m de altitud que queda aislado y cortado entre peñascales de granito. Hacía el Sur se abre un profundo barranco con la impresionante mole de la Sierra de Gredos al fondo. La comunidad que habitó Ulaca pudo rondar los 1500 habitantes, levanto un gran poblado organizado en diversos sectores que fue la "capital" del Amblés a finales de la Edad del Hierro y desapareció tras un abandono con el proceso de conquista romana y la paralela emergencia de Óbila -la actual Ávila -como gran centro de población de la región. En el sector noroccidental del poblado y en una zona relativamente apartada de la concentración de casas se encuentra el llamado santuario y el altar de sacrificios. El santuario es una estancia parcialmente excavada en la roca de planta rectangular (16 x 8 m) con dos accesos, por el Sureste y el Oeste. Las paredes se conservan en algunos puntos hasta una altura de 2 m. El espacio del santuario se cerraría por los lados abiertos con sillares de fábrica tosca que se ven desparramados por los alrededores. Este santuario se asocia a una gran peña en la que se tallo un altar con talud en tres de sus lados. En uno de los lados de la cara que mira hacia el Norte se labraron dos escalinatas paralelas con seis y ocho peldaños que conducen a una superficie plana con dos concavidades comunicadas entre sí. y una de ellas vertía en una tercera que a través de un canalillo conducía los líquidos al pie del altar. La sacralidad del monumento es posible establecerla a partir de una serie de testimonios literarios y epigráficos, que encuentran en el santuario portugués a cielo abierto de Panoias (Vila Real) una de sus expresiones más claras: además de las peñas talladas, cuya parte superior ha sido allanada para albergar diversas cavidades, el sitio ofrece inscripciones latinas que nos informan sobre los sacrificios realizados. De una de las inscripciones se deduce que el sacrificio tenía lugar en un edificio que coronaba la construcción.

Escrito por Hosteria del Mudejar

Castro de las Cogotas en Mingorría: Las Cogotas es un poblado amurallado de la Edad del Hierro que se encuentra a unos 6 km al suroeste de la localidad de Cardeñosa, junto al río Adaja, en el extremo de la estribación más oriental de la sierra de Ávila y con una cota máxima de 1.156 m. Ocupa una pequeña elevación natural del terreno, con dos llamativos berrocales de granito redondeados, a los que debe el nombre. El poblado consta de dos recintos fortificados, uno alto o acrópolis y otro bajo considerado como encerradero de ganados, con tres entradas en cada uno de ellos, más compleja y elaborada la principal del recinto superior. Los ejes máximos del poblado son de unos 455 m por algo más de 310 m, lo que da una superficie intramuros cercana a las 14,5 ha. Aunque el poblado fortificado pertenece a la Edad del Hierro, algunos materiales de la acrópolis indican una ocupación previa a finales de la Edad del Bronce. Es quizás el más emblemático de los castros vettones, pues por sí solo ha definido durante mucho tiempo lo que fue la Edad del Hierro en la Meseta occidental española. Y el más conocido de antiguo, pues ya se habla de él en 1876, cuando la Comisión de Monumentos de Ávila da cuenta a la Real Academia de la Historia del hallazgo de objetos antiguos y cimientos de piedra en el sitio conocido entonces como "Las Cogoteras", manifestando la conveniencia de realizar excavaciones arqueológicas. Muy poco después Andrés Garci-Nuño informa de los descubrimientos realizados por su padre en el castro y en otros puntos del término de Cardeñosa durante el mes de junio de ese mismo año, entre ellos el famoso verraco o jabalí de piedra hallado a la entrada del poblado (hoy en la plaza Calvo Sotelo de Ávila), trozos de otras esculturas de granito que parecían toros así como diversos objetos de piedra, metal, barro, hueso, monedas e inscripciones, que su descubridor pone a disposición de la Academia junto a los dibujos y calcos de algunos de ellos. Hay otras noticias y referencias del siglo XIX, pero es entre 1927 y 1929 cuando se realizan las primeras excavaciones sistemáticas en el castro, dirigidas por Juan Cabré. En 1930 y 1931, el mismo autor excavó la necrópolis, en la que se hallaron 1469 tumbas de incineración. A finales de los años 1980 el castro ha sido objeto de nuevas excavaciones por un equipo de arqueólogos de la Universidad Complutense, dirigidos por G. Ruiz Zapatero, al construirse un embalse que afectaba a parte del yacimiento.

Escrito por Hosteria del Mudejar

Laguna de el Oso en Oso (El): La Reserva de la Laguna de El Oso la componen un par de lagunas esteparias, la mayor – la Laguna de El Oso propiamente dicha – tiene una extensión de 16 hectáreas y está incluída en el Catálogo Regional de Zonas Húmedas de Interés Especial de Castilla y León. La Reserva se encuentra ubicada en plena llanura cerealista, rodeada de grandes manchas de pinares, lo que incrementa el número de especies que se pueden observar en sus alrededores. Principales especies: En invierno es cuando este enclave presenta su mayor interés onitológico. En él se encuentra uno de los mayores dormideros de Grulla Común de Castilla y León. Ánsar Común, ánades azulones, cercetas comunes y silbones europeos, junto con cucharas comunes, un gran número de límicolas y aves de observación accidental como la Barnacla Cariblanca, la Barnacla Carinegra y el Cisne Vulgar, forman el grueso de las aves acuáticas observables. En la época de cría los azulones, cigüeñuelas, chorlitejos chicos y avefrías, nidifican junto a fochas y zampullines comunes. En la época estival, aves esteparias como gangas y ortegas utilizan la laguna para beber y surtirse de agua para sus crías. También se pueden encontrar aves de entorno urbano como vencejos, golondrinas y cigüeñas. En la laguna se encuentran mamíferos como la Rata de Agua o la Liebre, anfibios como el Sapo de Espuelas, el Sapo Corredor o la Rana Común y reptiles como el Lagarto Ocelado o la Lagartija Ibérica. Entre la vegetación cabe destacar la Castañuela, alimento importante para los ánsares invernantes y otras aves. Situación y forma de llegar: Se llega a El Oso saliendo de la Autopista A-6 (Madrid – A Coruña) a la altura de Sanchidrián. Desde el pueblo de El Oso se accede a la Reserva por el camino de San Pascual o por el camino de Villanueva de Gómez. En ambos caminos nos encontraremos un observatorio desde donde observar las aves así como varias mesas informativas.

Escrito por Hosteria del Mudejar

Castro Celta las Cogotas. en Cardeñosa: Castro celta Las Cogotas. Se puede llegar en coche o ruta de senderismo, duracion ida y vuelta dos horas y media. Junto al pantano de las cogotas y durante el recorrido se puede ver el calvario donde acaba el via crucis en semana santa, ermita nuestra señora del berrocal(antiguo centro templario), roca Peña Caballera desde la cual hay una hermosa vista del pantano y el castro.

Escrito por El Caño del Santo

La Iglesia en Aldehuela (La): Esta antigua iglesia posee una sola nave con una cabecera de forma rectangular más estrecha que la planta de la nave y cubierta con cúpulas en el interior. Hay un interesante púlpito con peldaños labrados. El retablo es de mediados del siglo XVIII, realizado por un retablista de la comarca.

Escrito por Casas Rurales Gredos

Fontiveros Cuna de San Juan de la Cruz, Arevalo Estupendo y Riquisimo Cochinillo Asado. en Cantiveros: Las fiestas grandes son el 8 de Septiembre en honor a la Virgen de la Vega patrona del pueblo en las que hay juegos para los niños, bailes... Pero hay otras 2 fiestas una en honor a San Miguel Arcangel el 29 de Septiembre y otra en Honor a la Virgen de la Vega.

Escrito por La Fuentona de Cantiveros

Iglesia de Allá en Vega de Santa María: De estilo mudéjar, da la bienvenida al viajero que viene a descansar o que está de paso en su camino a Santiago

Escrito por Casa Rural Duquesa de la Conquista

Lagunas del Oso en Oso (El): un entorno de pinares donde anida el águila imperial y cercano a las lagunas de El Oso

Escrito por Hotel Rural Montalvo, Centro Ecuestre

Qué ver en San Juan de la Encinilla